Publicado el

3 maneras de criar a un niño cariñoso

3 maneras de criar a un niño cariñoso




3 maneras de criar a un niño cariñoso

 

Su hijo está aprendiendo a leer los sentimientos de otras personas. Enséñale la forma correcta de responder.

Nuestra hija, Alice, tenía 18 meses cuando mi esposo y yo la llevamos a visitar amigos que tienen un hijo de la misma edad. Mientras jugaban, ambos tomaron el mismo teléfono de juguete. Eso no fue una sorpresa. Tampoco fue el llanto que estalló cuando Alice le arrebató el juguete. Pero lo que sucedió después fue inesperado: al escuchar los gritos de su compañero de juegos, Alice le tendió el teléfono y le lanzó besos con la otra mano. Resulta que mi hija sintió más empatía de lo que me había dado cuenta.

A menudo asociamos los años del niño pequeño con las afirmaciones voluntarias de “¡Yo!” Y “¡Mío!” Pero debajo está el reconocimiento en ciernes de que otras personas también tienen sentimientos. De hecho, este es un buen momento para nutrir el cuidado. “Los adultos deberían hacer todo lo posible para ayudar a los niños pequeños a aprender a ser empáticos”, dice Carol Anne Wien, Ph.D., experta en educación infantil y profesora emérita de la Universidad de York, en Toronto. “Es la base de todas las relaciones”. Afortunadamente, hay muchas maneras simples pero poderosas de alentar a su hijo.

Dale las palabras.

Incluso los más pequeños charlando pueden no tener las palabras para algunas de las grandes emociones que encuentran. Esa es una de las razones por las que Grace, una madre en California, solía expresar sus sentimientos en las conversaciones con su hijo de 2 años, Victor. Por ejemplo, cuando su hermanito lloró, ella le preguntó a Victor por qué. “Victor podría decir ‘ay’ o ‘cayo’ y luego le daría una palmadita en la espalda a su hermano”, dice. Otras veces, ella ofrecía orientación: “¿Crees que tu hermano está triste porque tomaste su juguete?”. Estos intercambios ayudaron a reforzar la creciente conciencia de Victor sobre los sentimientos de los demás y a enseñarle el vocabulario para hablar sobre ellos. A los niños pequeños les encantan ser el centro de atención, así que siéntete libre de convertir a tu hijo en el centro de su propia lección. Saque un álbum de fotos y señale las imágenes de él con un aspecto emocionado, calmado o irritable; luego etiqueta la sensación y habla de lo que la causó. Usted podría decir: “Estabas tan emocionado cuando todos cantaron ‘Feliz cumpleaños'”. Mejor aún, describe instancias en las que ha sido amable o servicial con los demás. “A los niños pequeños les encanta mirar las pequeñas cosas que dijeron o hicieron”, explica el Dr. Wien. “Contar estas historias es una forma en que los padres pueden hacer que los niños tomen conciencia de cómo sus acciones afectan a las personas”.

Muéstrale el camino.

Ver cómo interactúas con otras personas es una de las formas más poderosas en que tu hijo desarrolla la empatía, dice Deborah Best, Ph.D., profesora de psicología en la Universidad Wake Forest, Carolina del Norte. Aproveche las oportunidades para mostrar sensibilidad: pregúntele a su compañero cómo fue el día, abra la puerta a un anciano o ayude a un niño que se ha caído en el patio de recreo. “Cuando modelas la empatía, le muestras a tu niño cómo hacerlo también”, dice el Dr. Best. Lo más probable es que su hijo ya esté siguiendo su ejemplo. ¿Alguna vez has notado que usa un tono agudo y cantarín, lo que los expertos llaman “Hacer de mamé”, cuando intentan consolar a otro niño? “Cuando su niño pequeño lo ve consolando a alguien, retoma su tono de voz y lenguaje corporal”, dice el Dr. Wien. “La próxima vez que eso suceda, tratará de ayudar de la misma manera”.

Proporcionar práctica.

Si lo piensas, la niñez es posiblemente la primera vez en la vida de tu hijo que sus deseos y los tuyos no siempre están sincronizados. Cuando era un bebé, si quería comer, querías alimentarlo. Ahora, si quiere comer, pero solo un gran tazón de helado, es posible que no lo deje. “Está pensando ‘No entiendo esto. ¿Qué está pasando aquí? ‘”, Dice Alison Gopnik, Ph.D., autora de “The Gardener and the Carpenter”: Lo que la nueva ciencia del desarrollo infantil nos dice sobre la relación entre padres e hijos. Ampliar su comprensión de que los sentimientos de otros pueden no ser los mismos que su propia mediante el fomento de la interacción con muchos tipos de personas. “Esto le enseñará que la gente piensa y siente de manera diferente, comenzando con cosas básicas, como: ‘A mi mamá le gusta el brócoli, pero mi niñera no'”, explica el Dr. Gopnik. A medida que su niño crece, puede presentarle formas más prácticas de reconocer y satisfacer las necesidades de los demás. Permitirle que ayude a cuidar a una mascota de la familia (verter la comida en un recipiente o cepillar su pelaje) le dará la oportunidad diaria de pensar más allá de sí mismo. Si nota a un niño llorando en su grupo de juego, señale que algo está mal y diga: “Démosle un juguete”. Tal vez el gesto tranquilice al otro niño; tal vez no lo hará. De cualquier manera, su niño pequeño tendrá una práctica valiosa para aprender a responder a los sentimientos de otra persona.

Si te gusto este articulo compartelo 🙂

 

Gratis Taller de Estimulación Temprana

Inscribete Gratis al Taller de Estimulación Temprana  y participa con tu bebe de una sesión donde aprenderás a estimular a tu bebé. Solo debes registrarte eligiendo el Centro de Estimulación más cercano.

Registrese Aquí


Juguetes Educativos Recomendados