Publicado el

Como disciplinar a su hijo pequeño

Como disciplinar a su hijo pequeño




Como disciplinar a su hijo pequeño

Aprenda como enseñar a su hij@ a tener un comportamiento correcto con estas 7 sencillas estrategias.

A los 2 años de edad, Nathaniel Lampros, estaba fascinado con las espadas de juguete y le encantaba duelo con Kenayde, su hermana de 4 años. Pero inevitablemente, él la golpearía en la cabeza, terminando en lágrimas, y su madre Angela, vendría corriendo a ver qué había pasado. Le pediría a Nathaniel que se disculpara, así como darle un abrazo a Kenayde y hacerla reír para pacificar sentimientos heridos. Si se resistía, Angela pondría a su hijo en el tiempo muerto.

“Me preocupaba que Nathaniel nunca superara su comportamiento tosco, y había días en que me sentía tan frustrada con él que terminaba llorando”, recuerda Angela, ahora madre de cuatro hijos. “Pero realmente quería que Nathaniel jugara bien, así que hice todo lo posible para enseñarle a hacerlo”.

Para muchas madres, distribuir una disciplina efectiva es una de las tareas más difíciles y frustrantes de la crianza de los hijos, una prueba aparentemente interminable de voluntades entre usted y su hijo. Porque justo cuando su hijo de 2 años “se pone” que no puede golpear a su bebé hermano en la cabeza con una muñeca, se aferrará a otro comportamiento molesto – y el proceso comienza de nuevo.

¿Qué significa exactamente “disciplinar” a un niño pequeño? Algunas personas lo comparan con azotes y castigos, pero eso no es de lo que estamos hablando. Como muchos padres expertos ven que, la disciplina consiste en establecer reglas para evitar que su pequeño adopte un comportamiento agresivo (golpear y morder), peligroso (que corra en la calle) e inapropiado (tirar comida). También se trata de seguir adelante con las consecuencias cuando él rompe las reglas – o lo que Linda Pearson, una psicologa de Denver, que se especializa en consejería familiar y de padres, llama “ser un buen jefe”. Aquí hay siete estrategias que pueden ayudarle a establecer límites y detener el mal comportamiento.

  1. Escoge tus batallas

    “Si usted está diciendo siempre,”no, no, no,” su niño ignorara el no y no entenderá cuales son las prioridades que quiere corregir o enselar,” dice a Pearson, autor del milagro de la disciplina (AMACOM). “Además, es imposible que su hijo haga caso a todos sus no”. Primero defina lo que es importante para usted corregir, establezca límites en consecuencia, pensando que esta criando un niño que recien esta aprendiendo y siga con las consecuencias apropiadas. A continuación, tolere esas pequeñas cosas que son molestas en su hijo, hay cosas que no deberian preocuparle, hay hábitos de su pequeño hijo que puede superar, como la insistencia en pintar con el púrpura (y sólo púrpura), deje qu pinte como el quiera.
    Para Anna Lucca, de Washington, eso significa dejar que su hija de dos años y medio de edad deje su dormitorio hecho un desastre antes de dormirse para una siesta. “Encuentro libros y ropa esparcidos por todo el piso cuando Isabel duerme su siesta, ella necesita jugar antes de ir a dormir”, dice Lucca. “Le digo que no haga un lío, pero ella no escucha, en lugar de tratar de atraparla en el acto y decir: “No, no, no,” yo la hago limpiar justo después de que despierte de su siesta”. Lucca también es rápida alabar a hija por decir por favor y compartir juguetes con su hermana de 5 meses de edad. “El refuerzo positivo animará a Isabel a hacer más de la buena conducta – y menos de lo malo”.

  2. Conozca que desencadena a su hijo

    Alguna mala conducta es evitable, siempre y cuando se pueda anticipar lo que puede pasar y crear un plan de juego de antemano, como la eliminación de las tentaciones tangibles. Esta estrategia funcionó para Jean Nelson, de Pasadena, California, después de que su hijo de 2 años se deleitó en arrastrar papel higiénico por el pasillo, riéndose mientras el rollo se desplegaba detrás de él. “Las dos primeras veces que Luke lo hizo, le dije, ‘No’, pero cuando lo hizo por tercera vez, moví el papel higiénico a un estante alto en el baño que él no pudo alcanzar”, dice Nelson. “Para un niño pequeño, tirar del papel higiénico es una diversión irresistible. Era más fácil sacarlo de su camino que luchar por ello”.
    Si su hijo de 18 meses es propenso a tomar latas de los estantes de los supermercados, traiga consigo algunos juguetes para que juegue mientras lo tiene encima del coche y usted siga con las compras. Si su hija de 2 años no comparte sus animales de peluche durante los momentos de juego en casa cuando llega alguna visita con un niño, retíre los peluches del área de juego designada antes de que llegue la visita. Y si a su hijo de 3 años le gusta dibujar en las paredes, esconda los crayones en un cajón fuera de alcance y no deje que pinte sin supervisión. Además, algunos niños adoptan una conducta con la que quieren llamar la atención cuando están hambrientos, cansados o frustrados por estar encerrados en casa con nadie que juegue con el, dice Harvey Karp, MD, creador del DVD y libro The Happiest Toddler on the Block (Bantam). Asegúrese de que su hijo coma aperitivos saludables, duerme lo suficiente (un mínimo de 10 horas por la noche, más una siesta de unas dos horas) y juega afuera para quemar la energía, incluso en climas fríos, o con un vecinito en casa.

  3. Sea consistente

    “Entre las edades de 2 y 3, los niños están trabajando duro para entender cómo su comportamiento afecta a las personas que los rodean”, dice Claire Lerner, LCSW, director de recursos parentales con cero a tres, un a empresa sin fines de lucro que promover el desarrollo saludable de bebés y niños pequeños “Si su reacción a una misma situación cambia segun su estado de animo – un día usted deja que su hijo lance una pelota en la casa y la siguiente no lo hace – le confundirá con señales mezcladas.”
    No hay un calendario de cuántos incidentes y reprimendas tomará antes de que su hijo deje de tener cierto mal comportamiento. Pero si usted siempre responde de la misma manera, probablemente aprenderá su lección después de cuatro o cinco veces. La coherencia fue la clave para Orly Isaacson, de Bethesda, Maryland, cuando su hijo de 18 meses pasó por una fase de morder. Cada vez que Sasha tomaba mi dedo, utilizaba una voz más alta que la habitual para corregirla: “¡Nooooooooo, Sasha, no muerdas, eso duele a mamá!” – y luego le entregó un juguete como una distracción. “Aparento estar muy tranquila, por lo que elevar mi voz sorprendió a Sasha y le dio un mensaje rápido”, dice. Una advertencia: a la edad de 2 años, muchos niños aprenden a hacer que sus padres pierdan la discución simplemente siendo lindos. No dejes que las tácticas de tu hijo te influyan – no importa lo lindo (o inteligente) que sean.




  4. No te emociones

    Claro, es difícil mantener la calma cuando tu hijo de 18 meses tira de la cola del perro o su hijo de 3 años se niega a cepillarse los dientes antes de dormir. Pero si gritas de rabia, el mensaje que estás tratando de enviar se perderá y la situación aumentará – rápido. “Cuando un niño está inundado con el estado de ánimo negativo de sus padres, verá las emociones y no oirá lo que está diciendo”, explica William Coleman, MD, profesor de pediatría en la Facultad de Medicina de la Universidad de Carolina del Norte, en Chapel Colina. De hecho, una reacción enojada sólo aumentará el valor de entretenimiento para su hijo, así que resista el impulso de enojarse. Tome una respiración profunda, contar hasta tres, y bajar al nivel de los ojos de su hijo. Sea rápido y firme, serio y severo cuando usted entrega la reprimenda.

  5. Manténlo corto y simple

    Si usted es como la mayoría de las madres primerizas, tiende a razonar con su hijo cuando rompe las reglas, ofreciendo explicaciones detalladas sobre lo que hizo mal y emitiendo amenazas detalladas sobre los privilegios que perderá si no deja de comportarse mal. Pero como una estrategia disciplinaria, el exceso es tan ineficaz como llegar a ser excesivamente emocional, advierte el Dr. Coleman. Mientras que un niño de 18 meses carece de la habilidad cognitiva para entender oraciones complejas, un niño de 2 o 3 años con habilidades de lenguaje más desarrolladas todavía carece de la capacidad de atención para absorber todo lo que está diciendo. En su lugar, hablar en frases cortas, repitiéndolas varias veces e incorporando inflexiones vocales y expresiones faciales, aconseja el Dr. Coleman. Por ejemplo, si tu hijo de 18 meses te golpea el brazo, dile: “¡No, Jake, no golpees a mamá, eso duele, sin golpear, sin golpear”. A 2 años de edad, puede comprender un poco más: “Evan, no saltar en el sofá, no saltar. Saltar es peligroso te podrías caer. Y un niño de 3 años puede procesar la causa y el efecto, así que declara las consecuencias del comportamiento: “Ashley, tus dientes necesitan ser cepillados, puedes cepillarlos, o puedo cepillarlos por ti. menos tiempo tendremos que leer tu cuento favorito “.

  6. Dar un tiempo de espera

    Si las repetidas reprimendas, la reorientación y la pérdida de privilegios no han curado a su hijo de su conducta ofensiva, considere ponerlo en el tiempo de espera por un minuto por año de edad. “Esta es una excelente herramienta de disciplina para los niños que están haciendo los grandes NO”, explica el Dr. Karp. Antes de imponer un tiempo de espera, ponga una mirada seria en su cara y dé una advertencia en un tono severo de voz (“Estoy contando a tres, y si no te detienes, vas a tiempo de espera. ¡Uno, dos, tres!”). Si su hijo no escucha, llévelo al lugar tranquilo y seguro que ha designado para los tiempos muertos, y establezca un temporizador. Cuando suene, pídale que se disculpe y déle un gran abrazo para transmitirle que no está enojado. “Nathaniel odiaba ir a tiempo fuera por golpear a su hermana con la espada de plástico, pero estaba claro acerca de las consecuencias”, dice Angela Lampros. Después de unas semanas, aprendió la lección. De hecho, los niños pequeños no les gusta estar separados de sus padres y juguetes, por lo que eventualmente la mera amenaza de un tiempo de espera debe ser suficiente para detenerlos en su camino.

  7. Mantengase positiva

    No importa lo frustrada que se siente acerca de la mala conducta de su hijo, no lo ventile en frente de él. “Si la gente escucha a su jefe en el trabajo decir, “No sé qué hacer con mis empleados, ellos dirigen la empresa y me siento impotente para hacer algo al respecto”, ellos pierden el respeto por él “, dice Pearson. “Es lo mismo cuando los niños oyen a sus padres hablar de ellos de una manera desesperada o negativa, no tendrán una buena imagen de ustedes como su jefe, y terminarán repitiendo el comportamiento”.
    Sin embargo, es perfectamente normal sentirse exasperado de vez en cuando. Si llega a ese punto, recurra a su cónyuge, su pediatra, una amiga de confianza o a su madre para recibir apoyo y asesoramiento.

Edades y etapas

La disciplina efectiva comienza con la comprensión de dónde cae su hijo en el espectro de desarrollo. Nuestra guía:

A los 18 meses, su hijo es curioso, audaz, impulsivo, móvil y no tiene idea de las consecuencias de sus acciones. “Mi imagen de un niño de 18 meses es un niño que está corriendo por el pasillo lejos de su madre, pero mirando por encima del hombro para ver si está allí y luego correr un poco más”, dice William Coleman, MD, profesor de pediatría en el Centro de Desarrollo y Aprendizaje de la Facultad de Medicina de la Universidad de Carolina del Norte. “A pesar de que está construyendo un vocabulario y puede seguir instrucciones sencillas, no puede comunicar eficazmente sus necesidades o comprender las reprimendas largas. Puede morder o golpear para registrar su disgusto – o para buscar llamar su atención. Las consecuencias de la mala conducta debe ser inmediata, si espera hasta 10 minutos para reaccionar, no se acordará de lo que hizo mal o atar su acción a la consecuencia, dice Linda Pearson, una enfermera de Psicóloga.

A la edad de 2 años su hijo está usando sus habilidades motoras en desarrollo para probar los límites, corriendo, saltando, lanzando y trepando. El está hablando un par de palabras a la vez, se siente frustrado cuando no puede hacerse entender, y es propenso a berrinches. También es egoísta y no le gusta compartir. “La gente lo llama los dos años terribles, pero son realmente los ‘dos autónomos'”, dice el Dr. Coleman. Las consecuencias a una mala conducta debe ser rápida, ya que un niño de 2 años es incapaz de comprender el tiempo. Pero dado que todavía carece de control de los impulsos, déle otra oportunidad poco después del incidente, dice Claire Lerner, LCSW, directora de recursos parentales con Zero to Three, una organización sin fines de lucro a nivel nacional que promueve el desarrollo saludable de bebés y niños pequeños.

A la edad de 3 años su hijo es ahora un parlanchin; él está usando el lenguaje para discutir su punto de vista. Puesto que le encanta estar con otros niños y tiene una energía ilimitada, puede tener un momentos difíciles cuando este jugando en silencio en casa. “Llevar a un niño de 3 años a una clase de gimnasia o karate le dará el contacto social que desea y le permitirá liberar energía”, dice Harvey Karp, MD, profesor asistente de pediatría en la Escuela de Medicina de la Universidad de California-Los Angeles . “A esta edad, los niños necesitan jugar con otros niños tanto como necesitan afecto y comida”. También sabe lo correcto de lo incorrecto, entiende la causa y el efecto, y retiene la información durante varias horas. Las consecuencias pueden demorarse para obtener el máximo impacto, y las explicaciones pueden ser un poco más detalladas. Por ejemplo, si arroja un juguete a su hermana, le recuerda la regla de no tirar nada a nadie y explica que si lo vuelve a hacer, no podrá ver su programa favorito. Si continúa arrojando cosas, quítele con lo que esta jugando. Cuando le pide que vea la televisión, diga: “Recuerda cuando mamá te dijo que no te arrojases los juguetes … y lo hiciste de todos modos … Bueno, mamá dijo que la consecuencia no television hoy”.


Registrese Gratis al Taller de Estimulación Temprana

Estaremos realizando Talleres de Estimulación Temprana en distintos distritos, comenzaremos los Talleres por las zonas donde tengamos mayor numero de registradas. La participación es totalmente gratis.

Registrese Aquí