Publicado el

Guía para la lectura a su bebé

Guía para la lectura a su bebé




Guía para la lectura a su bebé

 

Con esta Guía para la lectura a su bebé, haga que su hijo se enamore de la lectura a una edad temprana.

Los beneficios de la lectura

La lectura es algo muy importante y los padres deben leerle al bebé desde antes de su primer cumpleaños. La experiencia de vinculación es inmejorable, dice Patricia Cowan, coordinadora del programa nacional de Reach Out and Read, un proyecto que ofrece libros para niños durante los chequeos médicos. Cuando lees a los niños, están recibiendo toda tu atención, y eso es lo que les encanta. Nada – ningún programa de televisión o juguete – es mejor que eso.

Leer a los bebés también es una excelente manera de sumergirlos en los sonidos y ritmos del habla, lo cual es crucial para el desarrollo del lenguaje. En un estudio en la Facultad de Medicina de la Universidad Brown en Providence, Rhode Island, los bebés de 18 a 25 meses de edad, cuyos padres dijeron que habían estado leyéndoles regularmente durante un año podría decir y entender más palabras que aquellos cuyos padres no lo habían hecho. Es difícil probar si tales ventajas duran, pero muchos padres están convencidos de que la exposición temprana a los libros hace una diferencia a largo plazo, tanto para mejorar las habilidades de lenguaje de los niños como para hacerlos más ansiosos de aprender a leer.

Desde el Nacimiento hasta 12 meses

Desde el Nacimiento hasta los 6 meses: Ya que la visión de un bebé todavía está en desarrollo, elija libros con poco o nada de texto y fotografías grandes y de alto contraste. También considere libros con material interactivo, como marionetas, espejos o mirillas, recomienda Pamela High, MD, autora del estudio de lectura de la Universidad de Brown y profesora de pediatría allí. Cuantas más maneras usted tiene de disfrutar de un libro, mejor. Si lo desea, lea a su bebé de libros o revistas de adultos. Comprender las palabras no es realmente el punto con los bebés tan pequeños. Para los bebés, leer es acerca del tono de su voz y abrazarse a usted.

De 7 a 12 meses: A mitad de su primer año, los bebés pueden comenzar a comprender algunas de las palabras leídas, dice Cosby Rogers, PhD, profesor de desarrollo humano en el Instituto Politécnico de Virginia. Las palabras más significativas son los nombres y las cosas de su vida cotidiana – palabras como “perrito”, “mamá”, “papá”, “leche” o “botella”.

Los libros con un solo objeto o persona por edad son los mejores; oírle nombrar algo que reconoce refuerza el vocabulario de su bebé y lentamente le ayuda a darse cuenta de que las ilustraciones representan cosas reales. Señale las imágenes en las que muestra interés. Y actúe lo que lee con su cara, manos y voz. Deje que el bebé le responda de nuevo, sugiere el Dr. Rogers. Esta “conversación” le ayuda a aprender a tomar turnos y le enseña acerca de centrarse en lo mismo que alguien más.

Un consejo más: Debido a que los bebés de esta edad tienden a ser duros en sus juguetes, se adhieren principalmente a los libros de la junta, que pueden tener un manejo áspero e incluso masticar. Libros de tela o de vinilo son buenos también, aunque girar las páginas puede ser más complicado para un bebé.

Mi Primer Cuento de Winnie the Pooh | Disney Baby

De 13 a 24 meses

13 a 18 meses: Ahora puede comenzar a introducir libros con una frase o dos por página. Cuanto más diviertido le lea mientras interpretas las historias, mejor. Por ejemplo, si está leyendo acerca de animales, haga ruidos de animales. Su bebé pensará que es muy divertido, dice Cowan. Tarde o temprano, él será “moo” o “baa” de nuevo a usted y usted estará listo para caerse del sofá riendo.

Invite a la participación haciendo preguntas como “¿Qué dice el perro?” o “¿Ves el gato?” Pídale a su bebé que señale ejemplos reales de lo que se representa, (“¿Dónde está su nariz?”). A esta edad, puede mostrarle más fotos de las cosas cotidianas para su bebé. También, a los 15 a 18 meses, su bebé puede responder a las preguntas con una palabra, así que déle oportunidades preguntando: “¿Qué es eso?”. Si ella contesta, puede aumentar su vocabulario expandiendo su pensamiento: “Sí, carro, es un gran carro verde”.

De 19 a 24 meses: Muchos niños pequeños encuentran la rutina familiar de leer tranquilizadora y calmante. Lo mismo ocurre con los albunes de fotos familiares. Esto ayuda a explicar por qué, a partir de los 18 meses, los niños pueden pedir el mismo libro una y otra vez y no le permiten cambiar de lectura, sin embargo, esta repetición obstinada tiene un beneficio de aprendizaje también: Los expertos creen que ayuda a los niños a dar sentido de las cosas y luego recordar nuevas palabras.

Si te gusto este articulo compártelo 

 

Registrese Gratis al Taller de Estimulación Temprana

Estaremos realizando Talleres de Estimulación Temprana en distintos distritos, para participar solo debes inscribirte y te enviaremos la invitación a tu correo. La participación es totalmente gratis.

Registrese Aquí