Las siestas regulares pueden ayudar a los niños a aprender

Las siestas regulares pueden ayudar a los niños a aprender




Las siestas regulares pueden ayudar a los niños a aprender

 

 

Los niños que toman siestas son más capaces de procesar y retener nueva información en el aula, de acuerdo con un nuevo estudio realizado por investigadores de la Universidad de Massachusetts Amherst.

En un estudio de 40 niños en edad preescolar, la siesta ayudó a los niños a recordar la información que les habían enseñado ese mismo día. Los niños recordaron el 75% de lo que se les enseño en clase con precisión después de una siesta, frente al 65% cuando omitieron una siesta.

“Había muy poca información acerca de las siestas, la fisiología de los niños, no se sabia si realmente tenía una función”,  dijo Rebecca Spencer, especialista de psicología y neurociencia en UMass Amherst. “Creo que, en términos de políticas, los docentes, para aprovechar al máximo la investigación, necesitan saber más sobre cómo promover la siesta en el aula”.

En el estudio, publicado en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias, los investigadores les enseñaron a los niños un juego que se parecía al popular juego Memoria, en el que los niños tienen que unir imágenes con tarjetas dispuestas en un patrón de cuadrícula. Eligieron la tarea de memoria porque requiere muchas de las habilidades básicas que los preescolares utilizan cuando intentan otros tipos de aprendizaje, como aprender el alfabeto.

Después de jugar, los niños yacían con la siesta o permanecían despiertos. Más tarde esa tarde, fueron probados nuevamente, para ver cuánto recordaban de la sesión de la mañana.

Una semana después, se le dio la vuelta al experimento. Los niños que habían dormido la siesta en el primer experimento se mantuvieron despiertos, y los que no habían dormido.

La diferencia fue clara, dijo Spencer, con los que echaron una siesta recordando el 10% más de las ubicaciones de las tarjetas que cuando no tomaron la siesta. Los investigadores incluso examinaron a los niños al día siguiente para ver si el sueño nocturno tuvo un efecto y no encontraron diferencias en el rendimiento.

Spencer luego llevó a algunos de los niños al laboratorio y midió su actividad cerebral mientras dormían. Para su sorpresa, descubrió que los niños no experimentaban el sueño REM asociado con los sueños. Sin embargo, detectó ráfagas de actividad cerebral llamadas “husos dormidos” que se asociaron con las siestas más productivas, las que ayudaron a los niños a retener la memoria. En otros estudios, ese tipo de actividad cerebral se había asociado con momentos en que el cerebro era más plástico y adaptable.

El estudio sugiere claramente que la siesta puede ser una parte potente del proceso de aprendizaje, pero hubo una anomalía interesante. Entre los niños que no hacían siestas habituales, dormir no tuvo ningún efecto. Eso sugiere a Spencer que a medida que maduran los cerebros de los niños, tal vez no dependan de la siesta para consolidar sus recuerdos.

 

Juguetes Educativos Recomendados


Gratis Taller de Estimulación Temprana

Inscribete Gratis al Taller de Estimulación Temprana para bebes  y participa con tu bebe de una sesión donde aprenderás a estimular a tu bebé. Solo debes registrarte eligiendo el Centro de Estimulación más cercano.

Registrese Aquí