Los Terrores Nocturnos en los Bebes y Niños pequeños

Los Terrores Nocturnos en los Bebes y Niños pequeños




Los Terrores Nocturnos en los Bebes y Niños pequeños

Las pesadillas se pueden prevenir, y la mayoría de los niños pequeños finalmente entienden que solo son malos sueños que desaparecen con la noche. Pero los terrores nocturnos aterrorizan incluso a los padres. Es algo que equivale a ver una pesadilla con los ojos bien despiertos pero durante un estado de sueño.

¿Qué son los terrores nocturnos?

Los terrores nocturnos o los terrores nocturnos son episodios de despertar parcialmente del sueño con una sensación de temor que puede causar que el bebé o niño pequeño grite, grite o llore. El niño puede incluso golpearse las manos y las piernas violentamente en la cama y parecer ajeno a las personas y el entorno que lo rodea. Los ojos del bebé podrían estar abiertos de par en par, pero él no responderá a usted, incluso si se para justo enfrente de él. Los bebés y los niños pequeños a menudo no recuerdan los terrores nocturnos, lo que significa que incluso si persuadiste a tu pequeño para que hablara de ello, no tendría ni idea.

Diferencias entre pesadillas y terrores nocturnos

Hay algunas diferencias clave entre pesadillas y terrores nocturnos:

  • Las pesadillas ocurren durante el sueño REM generalmente después de varias horas de quedarse dormido. Los terrores nocturnos ocurren durante el sueño no REM (NREM), que son solo las dos o tres horas iniciales de sueño.
  • Las pesadillas despiertan al bebé / niño pequeño, y él puede buscar un poco de consuelo por parte de uno de los padres. Los terrores nocturnos no despiertan al pequeño y, en cambio, se queda en un estado semi dormido con los ojos bien abiertos.
  • Un episodio de pesadilla puede durar de unos segundos a unos minutos mientras que los terrores nocturnos pueden extenderse de 10 a 30 minutos.
  • Durante una pesadilla, un bebé puede mover las extremidades pero muy suavemente. En un terror nocturno, un bebé puede mover las extremidades tan violentamente que corre el riesgo de caerse de la cama o lastimarse al golpear accidentalmente algo.
  • Una pesadilla no conduce al sonambulismo, pero un terror nocturno puede hacer que un niño ande dormido.
  • Un bebé puede despertarse cuando se le obliga a hacerlo durante una pesadilla. Es posible que un bebé no se despierte durante un terror nocturno e incluso si lo hace, puede ser agresivo y desorientado.
  • Después de una pesadilla, el sueño del bebé se restablece, lo que significa que tendrá problemas para caer en un sueño profundo durante un tiempo. Después de un terror nocturno, el bebé caerá automáticamente en un estado de sueño profundo.
  • Su bebé aún recordará la pesadilla completa o un poco por la mañana. No habrá conocimiento activo del terror nocturno en la mañana.

Por lo tanto, se cree que los terrores nocturnos son eventos espontáneos que ocurren cuando el cuerpo está pasando de un estado de sueño a otro. Si bien puede parecer un evento aleatorio, existen algunas razones subyacentes definitivas para que ocurra.

Causas de los terrores nocturnos en bebés y niños pequeños:

Las causas del terror nocturno se superponen con las de las pesadillas. Las siguientes son algunas de las razones más comunes de la aparición de pesadillas y terrores nocturnos:

  • Experimentando una situación angustiante o aterradora
  • Medicación
  • Estrés y preocupación constante
  • Fatiga y cansancio

Junto con estos, los terrores nocturnos también pueden ser causados por otras razones que básicamente perturban la capacidad del cerebro para deslizarse en el sueño profundo:

  • Fiebre: una fiebre alta puede interrumpir el patrón de sueño del bebé e interferir con las funciones normales del cerebro. Esto puede causar fallas en el cerebro al pasar del sueño NREM al sueño REM, lo que finalmente lleva a los terrores nocturnos.
  • Luces o ruido: si un bebé está durmiendo en un entorno con una iluminación intensa y sonidos deslumbrantes, su sueño puede ser perturbado repetidamente, causando terrores nocturnos.
  • Vejiga llena: una vejiga que rebosa hasta la parte superior causa trastornos del sueño, lo que provoca un terror nocturno.

Las causas de los terrores nocturnos son fundamentalmente similares a las pesadillas, pero los síntomas son definitivamente diferentes.

Síntomas:

Aquí hay algunos síntomas definitivos de un terror nocturno:

  1. Expresiones faciales asustadas: como se mencionó anteriormente, si el bebé parece petrificado y llora mal, definitivamente está teniendo un terror nocturno.
  2. Grite y grite: gritará como si le gritara a alguien o simplemente gritara con miedo y angustia. Su tono puede cambiar a través del episodio.
  3. Mueve las extremidades violentamente: Golpeará sus piernas y manos en la cama, agresivamente, se sacudirá y se volverá ruidoso.
  4. Respiración intensa y sudoración con ritmo cardíaco acelerado: podría estar empapado en sudor y tener una respiración pesada. Podías sentir su corazón golpeando a través de su pecho.
  5. Ojos bien abiertos sin respuesta: durante un terror nocturno, los ojos del bebé se pueden abrir de par en par, pero no parece estar viendo nada a su alrededor. Él no responderá a tus palabras ni podrá verte a ti ni a nada en el campo de su visión.
  6. Puede caminar dormido: los terrores nocturnos podrían asociarse con el sonambulismo, pero no todos los niños pequeños hacen esto. Como hay un movimiento físico intenso, un niño pequeño puede dar algunos pasos y permanecer ajeno a su forma de caminar.

Los terrores nocturnos pueden durar de diez a 30 minutos y también pueden ocurrir varias veces durante la noche. A menudo, el bebé vuelve a dormirse, pero puede estar preocupado por el próximo episodio. Los terrores nocturnos se pueden prevenir y le daremos algunas formas de hacerlo.

¿Cómo lidiar con un terror nocturno?

Esto es lo que debes hacer cuando el pequeño está teniendo un terror del sueño:

  1. No intente despertar al bebé: su bebé no está soñando, pero se encuentra en una transición entre dormir y mantenerse despierto. Despertar al bebé en esta etapa puede confundirlo y es posible que no lo reconozca. Para empeorar las cosas, puede volverse agresivo y violento ya que su cerebro no podrá interpretar la realidad.
  2. Mantén la calma: mantén la calma y asegúrate de que el bebé no se caiga de la cama ni se lastime con el terror. Como no debes despertarlo, ve allí solo como protector.
  3. Despierte al bebé después del terror: una vez que sienta que el terror ha pasado y el bebé está tranquilo, despierte suavemente al bebé y evalúe su comportamiento. Si parece un poco conmocionado, entonces puedes consolarlo sosteniéndolo y abrazándolo. Puede considerar amamantar al bebé. En el caso de un niño pequeño, acurrúquelo suavemente y pregúntele cómo se siente. Escucha lo que dice y haz que se sienta seguro. Podrías ayudarlo a conciliar el sueño.
  4. No menciones el terror: en el caso de los terrores nocturnos, tu bebé o niño pequeño no recordará nada a la mañana siguiente y será su ser normal, por lo que es mejor evitar hablar del terror. Aún puede hacerle preguntas sobre cómo había dormido.

Previniendo Terrores Nocturnos:

La prevención de los terrores nocturnos es similar a la prevención de pesadillas debido a sus causas superpuestas. Aquí hay algunas maneras en que podría emplear para prevenir los terrores nocturnos:

  • Tenga una relajante rutina antes de acostarse
  • Familiarícelo con las cosas en la oscuridad
  • Use una luz nocturna tenue

Más allá de estas formas, hay algunas cosas adicionales que puedes hacer para evitar los terrores nocturnos:

  1. Ambiente tranquilo para dormir: recuerde, los terrores nocturnos ocurren cuando el cerebro está tratando de entrar en un estado de sueño profundo. Cualquier evento que cause una perturbación en esta actividad tiene el potencial de desencadenar terrores nocturnos. Por lo tanto, asegúrese de que el bebé o niño pequeño duerma en un ambiente silencioso y confortable. Aisle las ventanas para evitar que se escuche ningún ruido en la habitación. Si bien puedes usar una luz nocturna tenue, evita usar luz dura.
  2. Deje que el bebé duerma después de una visita al baño: la necesidad persistente de ir al baño puede perturbar el sueño NREM del bebé, que a su vez tiene el potencial de causar terrores nocturnos. Si tu pequeño es pequeño y tiene edad suficiente para ir al baño, asegúrate de pedirle que lo haga antes de ir a la cama.
  3. No deje que el bebé duerma con hambre: incluso el hambre puede causar trastornos del sueño. Si bien esto puede ser más común entre los adultos, incluso los bebés y niños pequeños pueden enfrentar este problema, por lo tanto, asegúrese de que su bebé no duerma de hambre por la noche.

Los terrores nocturnos pueden prevenirse como las pesadillas. Ocurren debido a la sobreexcitación del sistema nervioso central subdesarrollado del niño, que a su vez podría estar influenciado por la genética. Estas condiciones pueden provocar otros problemas en la vida de un bebé.

Consecuencias de pesadillas y terrores nocturnos:

El bebé puede experimentar ciertas consecuencias negativas de pesadillas y terrores nocturnos. Estas son algunas de las ocurrencias comunes:

  • Miedo a dormir: es posible que a un bebé / niño pequeño no le guste dormir debido al temor de experimentar otra pesadilla (11). Esto es bastante probable que suceda cuando experimenta pesadillas repetidamente.
  • Ansiedad durante el día: si la sensación de un mal sueño persiste, entonces el bebé estará ansioso al día siguiente.
  • Sueño excesivo durante el día: debido a que el bebé o niño pequeño ha tenido un sueño alterado por la noche, el pequeño se sentiría somnoliento durante el día y tomaría más siestas por la tarde.
  • Letargo general: la falta de un amplio descanso hace que el bebé sea flojo durante todo el día. Por lo tanto, mostrará menos interés en jugar e interactuar con los demás.
  • Lesión: en un episodio de terror nocturno, el bebé / niño pequeño puede mover sus extremidades tan violentamente que puede lastimarse debido al impacto. Puede caerse de la cama o lesionarse cuando suene el sonámbulo.

Las pesadillas y los terrores nocturnos también pueden ser un indicador de alguna afección médica subyacente que podría tener graves repercusiones. Esto generalmente se manifiesta por la presencia de algunos síntomas que requieren atención médica inmediata.

¿Cuándo ver a un doctor?

Si su bebé o niño pequeño parece tener episodios crónicos de pesadillas y terrores nocturnos, entonces podría ser un indicador de algún problema médico importante. Debes vigilar las siguientes situaciones durante las pesadillas y los terrores nocturnos:

  • El bebé o el niño pequeño se masturba violentamente y / o se pone tenso durante pesadillas o terrores nocturnos
  • La condición está interrumpiendo drásticamente su sueño habitual
  • Parece perdido o ansioso incluso durante el día
  • Él tiene malos sueños y terrores durante las siestas durante el día también
  • Su comportamiento parece incómodo, y sientes que tiene algo que ver con sus pesadillas y terrores nocturnos

Problemas médicos que pueden llevar a pesadillas y terrores nocturnos:

Estas son algunas condiciones médicas que generalmente se manifiestan a través de pesadillas y terrores nocturnos:

  • Epilepsia: las pesadillas y los terrores nocturnos pueden ocurrir en bebés y niños pequeños que sufren de epilepsia, ya que la epilepsia causa problemas neurológicos que afectan el ciclo del sueño. Los bebés que experimentan terrores nocturnos temprano en su vida son luego diagnosticados con epilepsia.
  • Apnea del sueño: la apnea del sueño es la constricción de las vías respiratorias superiores durante el sueño. Esta condición puede causar sueño alterado que puede desencadenar pesadillas.

Las pesadillas y los terrores nocturnos pueden ser indicadores generales de trastornos o problemas de salud mental. Tenga en cuenta que si un bebé / niño pequeño tiene una pesadilla o un terror nocturno, no significa que tenga algún problema neurológico o esté en el camino de desarrollar uno. Debe dejar que un médico haga las inferencias.

Tratamiento de pesadillas y terrores nocturnos:

Si bien no existe un tratamiento específico para estas afecciones, un médico adoptará un enfoque multifacético para curarlas. Estos son algunos de los pasos que se deben seguir para tratar la afección:

  1. Manejando la causa fundamental: los eventos traumáticos o las experiencias estresantes pueden ser desencadenantes diarios. Por lo tanto, un médico intentará comprender la rutina diaria de su bebé / niño pequeño para discernir un posible evento periódico que sea estresante. Una vez identificados, se sugieren formas de prevenir la exposición a las condiciones que pueden conducir a la causa.
  2. Terapia: el niño puede someterse a terapia de consejería y relajación para ayudarlo a dormir mejor. También se le puede animar a socializar y jugar con otros niños pequeños para mantener su mente ocupada y distraída. La terapia instructiva del sueño también funciona, en el caso de los niños pequeños mayores. Aquí el niño está entrenado para dormir adecuadamente, y los padres recibirán instrucciones para proporcionar mejores condiciones para dormir.
  3. Medicamentos: si la condición es grave, el médico puede recetar medicamentos para disminuir la intensidad del problema. Los bebés y los niños pequeños son demasiado pequeños para tomar medicamentos para dormir, como pastillas para dormir. Por lo tanto, el médico prescribirá una droga psicoactiva para aumentar el buen humor y la salud mental positiva (15).
  4. Ser todo oídos, siempre ayuda: a veces, la mejor manera de tratar a su niño pequeño es escuchándolo aguda y regularmente. Describir sus sueños atemorizantes y quizás extraerlos son sus formas de liberar el miedo y hacer que se sienta seguro acerca de dormir. No lo cepilles como una imaginación tonta o una charla de bebé. Pase tiempo y anímelo a compartir sus experiencias. Quizás puedas determinar un evento en el día que probablemente te lleve a pesadillas y terrores nocturnos.

Mantener una rutina relajante a la hora de acostarse junto con un ambiente confortable para dormir debería ayudar al bebé a superar las pesadillas y los terrores nocturnos. La mayoría de los bebés y niños pequeños superan esta condición a medida que crecen. Como padre, siempre debe estar atento y llevar cualquier cosa alarmante a la atención del pediatra de su bebé.


Juguetes Educativos Recomendados

  • Oferta
    S/. 149.00 S/. 74.90 (Moneda Peruana)
    Vendido por: Juguetes Fisher-Price Peru
  • Oferta
    S/. 89.00 S/. 44.50 (Moneda Peruana)
    Vendido por: Play-Doh
  • Oferta
    S/. 299.00 S/. 249.00 (Moneda Peruana)
    Vendido por: Juguetes Fisher-Price Peru
  • Oferta
    S/. 169.00 S/. 109.00 (Moneda Peruana)
    Vendido por: Revista Online ETPP - Estimulación Temprana Para Padres