Por qué su hijo actúa peor con usted (y cómo calmarlo)

Por qué su hijo actúa peor con usted (y cómo calmarlo)

¿Alguna vez se ha preguntado por qué su hijo a menudo parece ser más dulce y agradable cuando los familiares están cerca, cuando están interactuando con compañeros de clase o incluso cuando llega la niñera?

Por qué su hijo actúa peor con usted (y cómo calmarlo)

Es algo peculiar: en un momento, mi hija grita, llora y rueda por el suelo, y no estoy segura de si alguna vez conseguiré que se ponga los zapatos. La siguiente, ella está saltando en el regazo de la abuela y teniendo el mejor momento de su vida. Aunque siempre estoy feliz de verla sonreír de nuevo, una pequeña parte de mí se pregunta, ¿qué pasa? ¿Por qué me quedo estancado con el peor comportamiento de mi hija?

Lo que me digo a mí mismo en esos momentos frustrantes, y lo que les digo a los padres en mi práctica que vienen a mí con el mismo problema, es que es un cumplido cuando su hijo guarda sus debilidades para usted.

¿Por qué? Porque significa que sienten que pueden ser su yo más genuino y vulnerable contigo.

También puede ser una señal de que su hijo está desarrollando la conciencia social: está aprendiendo a regular sus emociones en ciertas situaciones.

Dicho todo esto, es posible que aún se pregunte si hay una manera de remediar estas rabietas. Nuevamente, recuerde que su hijo está haciendo un gran trabajo para manejar los muchos factores estresantes que la vida les arroja sin perder la compostura, al menos hasta que estén en casa con usted.

Cuando se enojan, aquí hay estrategias que puede usar para ayudarlos a calmarse, dependiendo de su edad y trayectoria de desarrollo:

1. Verificar con sus cuerpos.

¿Su corazón está latiendo rápido? ¿Están sus músculos tensos? ¿Les cuesta respirar?

Vea si pueden calmar su ritmo cardíaco haciendo algunos ejercicios de respiración profunda. Explorar estas señales físicas le permitirá a su hijo comenzar a notar la conexión entre sus estados emocional y físico.

2. Hable con ellos acerca de sus sentimientos.

Pregúnteles por qué se sienten de esa manera y si hay algo que pueda hacer (o los dos juntos) para ayudarlos a sentirse mejor.

Reconozca lo difícil que debe haber sido no llorar cuando estaban con sus abuelos o en la escuela. Dígales que está bien estar enojado o triste, pero no tienen que dejar que estas emociones se conviertan en acciones.

3. Establecer límites firmes.

Permítales sentir sus sentimientos, pero deje en claro que tienen que aprender a navegar a través de ellos.
¿Hay algún momento en el que deba preocuparse por la frecuencia e intensidad de las rabietas de su hijo?

Esta es una de las preguntas más difíciles que tengo que tratar de responder como terapeuta porque no existe un nivel “normal” de reactividad emocional para los niños. La gran mayoría de los padres con los que hablo tienen la intuición correcta sobre el comportamiento de sus hijos. Saben si su hijo es particularmente sensible o emocional o si tiene necesidades especiales. Los signos reveladores suelen ser evidentes a una edad temprana, y son especialmente notables cuando los padres observan a sus hijos interactuar con sus compañeros en una guardería, preescolar o jardín de infantes.

Si siente que su hijo necesita ayuda adicional, no hay de qué avergonzarse en buscar personas con experiencia, como un pediatra, un consejero o un maestro. Las mamás me dicen que esta es la parte más difícil, especialmente cuando te sientes desesperado y aislado en tu confusión y dolor. Confía en tu instinto y obtén el apoyo que necesitas, mamá.

Si te gusto este articulo ¡Compártelo!

Juguetes en Oferta

Últimos Artículos Publicados

Como jugar con su hijo

Como jugar con su hijo

Para los padres que no creen que sean buenos jugando, lo son. “Aquí llevo cuatro años como padre, con más de una década de entrenamiento…
Leer más…