SUGERENCIAS PARA LA ESTIMULACION DEL HABLA DEL BEBE HASTA LOS 6 AÑOS

SUGERENCIAS PARA LA ESTIMULACION DEL HABLA DEL BEBE HASTA LOS 6 AÑOS




SUGERENCIAS PARA LA ESTIMULACIÓN DEL HABLA DEL BEBE HASTA LOS 6 AÑOS

Las sugerencias para la estimulación del habla del bebe hasta los 6 años, tienen gran importancia, el lenguaje es el instrumento y medio fundamental en el proceso de socialización de los niños y adultos, ya que permite la adaptación al entorno y su integración, el aprendizaje de valores, creencias, opiniones, costumbres, etc. correspondientes al contexto social al que pertenece, al mismo tiempo aprende a saber lo que se espera de él, qué tiene que esperar de los demás y a comportarse en cada situación de acuerdo con esto.

Cuando pretendemos estimular el lenguaje en los niños es importante que estos se mantengan motivados y que interactúen con otras personas. Desde los primeros meses de vida los padres estimulan a los niños por medio de aprobaciones como las sonrisas, ruidos que a los niños les gusten y motivarlos a producir con su propia lengua y labios vocalizaciones e imitación de sonidos producidos por los adultos y las cosas que los rodeen.

De 6 a 12 meses:

  • Responda a sus balbuceos y gorjeos.
  • Háblele frecuentemente.
  • Léale cuentos todos los días.
  • Utilice un lenguaje simple y concreto.
  • Recítele rimas infantiles.
  • Cántele o tararé melodías infantiles.
  • Enséñele nombres de objetos de su vida y personas familiares.

De 1 año de edad:

  • Estimule juegos de imitación.
  • Léale cuentos cortos.
  • Recítele rimas infantiles.
  • Evite presionar al bebé para que responda a un estímulo.
  • Recompense y estimule sus pequeños esfuerzos al producir nuevas palabras.

De 1 año y medio:

  • Háblele despacio con palabras claras y sencillas.
  • Léale frecuentemente.
  • Proporciónele experiencias para estimular el habla y el desarrollo del lenguaje, tales como: caminar, ir de compras, sembrar una planta, ir de día de campo, limpiar la casa o el patio con él.
  • Imite e identifique sonidos con su niño, tales como: el ladrido del perro, canto de un pájaro, una sirena de ambulancia o policía, etc.
  • Describa lo que el niño hace, siente y escucha.
  • Haga de la experiencia de hablar y escuchar una actividad divertida e interesante.

De 2 años:

  • Repítale nuevas palabras una y otra vez.
  • Léale cuentos con dibujos sencillos y de colores.
  • Estimúlele a escuchar y seguir instrucciones al realizar juegos: “levanta la pelota”, “dame el globo”, etc.
  • Escuche música con él.
  • Evite decirle: “no te entiendo” cuando esté hablando.
  • Lleve al niño a viajes, excursiones y días de campo; convérsele acerca de lo que está viendo.
  • Hágale preguntas para estimular su habla, lenguaje y pensamiento.

De 2 años y medio:

  • Permítale al niño que responda a preguntas simples.
  • Describa lo que está haciendo, planeando o pensando.
  • Exponga al niño a constantes experiencias nuevas y háblele acerca de ellas, durante y después del evento.
  • Formúlele preguntas para estimular su lenguaje y pensamiento.
  • Extienda las expresiones del niño. Por ejemplo, si dice “más jugo”, se le responde “Carlos quiere más jugo”.
  • Introduzca vocabulario y conceptos nuevos de una manera regular.

De 3 años:

  • Extienda su conversación y utilice palabras que se le dificultan en la misma.
  • Enséñele relaciones entre palabras, objetos e ideas.
  • Ayude al niño a contar cuentos usando libros y dibujos.
  • Léale cuentos largos.

De 4 años:

  • Ayúdele a clasificar objetos y cosas, explicando el por qué pertenecen a tal o cual categoría.
  • Enséñele a usar el teléfono, la televisión, el equipo de sonido, etc.
  • Léale historias cada vez más largas.
  • Permítale crear y contar cuentos.
  • Muéstrele constantemente su interés en el desarrollo de su lenguaje y pensamiento.
  • No espere total perfección en la forma de pronunciar las palabras.

De 5 años:

  • Invítelo a usar su lenguaje para expresar sus sentimientos, ideas, sueños, deseos y temores.
  • Proporciónele oportunidades de aprender canciones, rimas o versos de memoria.
  • Léale cuentos largos.
  • Hable con el niño de temas variados sin utilizar términos y formas infantiles.
  • Recuerde que el niño comprende más de lo que es capaz de hablar.

De 6 años:

  • Pídale al niño que lea cuentos.
  • Ayude al niño a escribir su propio libro de cuentos con dibujos.
  • Pídale que actúe diversos cuentos o juegos.
  • Dé al niño tareas que impliquen recordar una lista de instrucciones.
  • Permita que el niño vea vídeos especiales o programas de televisión para pedirle después que narre lo que vio.
  • Permita que el niño participe en discusiones que involucren la toma de decisiones.

Comunicación presentada en el Congreso de Madrid Diciembre-98 por: Miguel Quezada


Juguetes Educativos Recomendados