Conózcanos

Objetivo

Enseñarle a los padres o responsables de la crianza y educación de las niñas y los niños, a través de contenidos elaborados y recopilados con consejos y tips, para lograr de manera significativa su visión y acción hacia los niños y así potenciar sus habilidades afectivas, físicas, cognitivas y sociales a partir de un enfoque de derechos.

Misión

Contribuimos a fortalecer el desarrollo integral de los niños en la primera infancia, para mejorar significativamente su calidad de vida y oportunidades, a través de la formación en el ámbito afectivo de los adultos responsables de su crianza.

Visión

Lograr que en cada espacio donde se desarrollen los niños de nuestro país y el mundo, exista un adulto responsable, capaz de satisfacer sus necesidades afectivas durante la primera infancia.

Valores

Los valores que nos sustentan y guían nuestro actuar para generar los cambios proyectados a favor de las niñas y los niños son:

  • Honestidad. Nuestras acciones son congruentes con nuestra filosofía y van dirigidas a promover el bienestar y el desarrollo de los niños en su primera infancia.
  • Respeto. Reconocemos el valor de los niños, los adultos y de las comunidades en las que viven, así como de su capacidad de autodeterminación.
  • Compromiso y responsabilidad social. Nuestro compromiso es formar a los adultos responsables de la crianza, considerándolos agentes activos para que su transformación impacte en el desarrollo de los niños y en el bienestar de la sociedad.
  • Equidad e igualdad de oportunidades. Trabajamos para que todos los niños cuenten con oportunidades para desarrollarse íntegramente partiendo del marco de los derechos de la infancia.

Crianza Afectiva

  1. No se pega a los niños. Nunca. Bajo ninguna premisa.
  2. Cada niño es único, con exclusivas virtudes (y no virtudes). No los compares. No los etiquetes.
  3. No existen niños malos. Detrás del mal comportamiento hay una necesidad emocional no atendida
  4. Los niños no son adultos, no hay que esperar que se comporten como tales.
  5. Los niños son naturales, los adultos somos quienes ponemos intenciones artificiales en su comportamiento (sexualidad, maldad, etc.).
  6. Los niños necesitan estar con sus padres, y los padres necesitan estar con ellos.
  7. Somos simplemente madres y padres. A veces también nos cansamos y cometemos errores. Los errores se perdonan y son oportunidades para aprender.
  8. Los besos lo curan todo, bésalos, abrázalos muchas veces al día, y sobre todo, cuando peor se portan.
  9. Ayúdale a crecer como persona: ofrécele límites y normas claras, fomenta su autonomía, ámalo sin condiciones y respeta como es y cómo siente.
  10. La paciencia y el amor son la mejor medicina, recuerda que están en tu interior. Paciencia y amor para tu hijo, paciencia y amor para ti también.