Publicado el

Primeros pasos para una alimentación autónoma

Primeros pasos para una alimentación autónoma

Los Primeros pasos para una alimentación autónoma

Primeros pasos para una alimentación autónoma se facilitaran al convertir el momento de la comida en un actividad de intercambio y de convivencia familiar, a través de la paulatina incorporación del niño y de la niña a la “mesa de todos”, esto contribuye de manera fundamental en la adquisición de un hábito alimenticio adecuado para los niños.

A lo largo de este período también iremos observando cambios muy importantes en la evolución del hábito alimenticio. Veremos cómo va apareciendo el deseo de tener autonomía en la comida y el aumento del vocabulario relacionado con la alimentación.

Por otro lado, el paso de alimentación triturada o semisólida, a sólida, es otro de los retos más arduos que nos plantea este período evolutivo, en algunos casos nos encontramos con algunos niños inapetentes, otros sobreprotegidos y caprichosos que solo toman determinados alimentos…, etc. En ocasiones la prisa y el poco tiempo disponible por parte de los padres, también es un factor importante para que se planteen problemas de alimentación en los niños.

A esta edad los niños ya son capaces de:

  • Ir comiendo alimentos semisólidos (tortilla, jamón cocido, croquetas, pescado cocido…).
  • Comenzar a comer con cuchara y, hacia la mitad del período, con tenedor.
  • Empezar a comer sin necesidad de montar un “Teatro” en la mesa. ¿Qué tal si sólo hablamos y le contamos cosas?
  • Comer aproximadamente un tercio de la ración de un adulto.
  • Tomar otros alimentos que contengan: Proteínas (carne, pescado, legumbres), Hidratos de carbono (patatas, pasta, cereales, lácteos), Grasas (embutidos suaves, mantequilla, aceite), Vitaminas (frutas, verduras, hortalizas
    y huevos) y Minerales (Legumbres, pescado, queso, agua…). Es importante que el niño consuma 1,25 l. de líquido al día, entre bebidas y alimentos.
  • Sentarse a la mesa con los demás. Nos aseguraremos de que esté cómodo y no encima de alguien o en una silla inadecuada.

Cómo actuar:

Para conseguir hábitos alimenticios correctos es preciso comenzar cuanto antes, teniendo en cuenta las siguientes orientaciones:

  • En esta edad, no conviene “obligar por la fuerza” al niño a comer todo lo servido. Así solo se consigue disminuir su apetito e irritarle.
  • Aunque rechace muchos alimentos, si el niño se desarrolla adecuadamente, procurar no inquietarse ni compararlo con otros e ir introduciendo alimentos nuevos poco a poco.
  • Es importante tomárselo con calma y saber que en ocasiones los niños utilizan el “no comer” como medio para conseguir lo que quieren y/o para manifestar alguna insatisfacción. Por eso los padres y madres ante actitudes de rechazo deben explorar la causa del conflicto y en función de esta, actuar.




Algunos consejos prácticos:

  • Cuando el niño desee comer solo, recordar que los platos hondos con los bordes altos, son muy prácticos.
  • Ayudar a manejar la cuchara y el tenedor cuando el pequeño lo necesite, con una pequeña guía (cogiendo su mano).
  • Utilizar una cuchara algo mayor que la de postre con los bordes redondeados. En general utilizar menaje que no ofrezca peligro.
  • Dejar al niño que tome algunas comidas solo, aunque se le caiga, y que beba con vaso cuando el adulto lo considere oportuno.
  • Nombrar los alimentos que ingiere y hacer preguntas al niño para que se esfuerce en pronunciar el nombre de los mismos.
  • Aunque el primer día rechace el alimento sólido o semisólido, NO RENDIRNOS en el primer intento. Volver a ofrecérselo al día siguiente y así hasta que vaya acostumbrándose poco a poco.

RECUERDE:

  • Seguir un horario adecuado y regular para consolidar correctamente el hábito de comer.
  • Ante la primera negación a comer un alimento nuevo, no pensar que es definitivo, sino volvérselo a ofrecer en otro momento o en menor cantidad, hasta que vaya aceptándolo.
  • No forzarle a comer más de lo que necesita.
  • El niño necesita un ambiente tranquilo y relajante a la hora de comer, y olvidarnos de las prisas.
  • Evitar alimentos entre las comidas.
  • Seguir siempre las orientaciones de su Pediatra.
  • Es importante, olvidarnos de las prisas. Hablar con los niños, cantar, divertirse comiendo.
  • Si ponemos poca comida en el plato, el niño pensará que acabarlo no le cuesta mucho y se lo comerá sin demasiada dificultad. Esto le dará seguridad, e incluso puede que le den ganas de pedir más.
Compre Nuestra Tienda Online Juguetes Educativos para niños de 0 a 6 años
Compre Nuestra Tienda Online Juguetes Educativos para niños de 0 a 6 años




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *