EL DESARROLLO DEL RECIEN NACIDO

EL DESARROLLO DEL RECIEN NACIDO




Como es el Desarrollo del Recién Nacido

Ahora te explicaremos como es el desarrollo del recien nacido, pero antes debes saber que cada bebe es único y se desarrolla a su propio ritmo. Las siguientes pautas de desarrollo simplemente muestran lo que tu bebé puede lograr, si no es ahora, lo hará pronto. Si tu bebé nació de forma prematura, ten presente que por lo general necesitan un poco más de tiempo para llegar a ciertas etapas de desarrollo.

 

¿CÓMO SOY?

  • Llegamos a casa y poco a poco voy conociendo un ambiente nuevo.
  • Me paso casi todo el día durmiendo. Me despierto y lloro si tengo hambre o estoy incómodo.
  • Suelo estar tranquilo, pero me sobresalto cuando hay ruidos fuertes. Reacciono al sonido.
  • Si me pones boca abajo puedo mover la cabeza.
  • Me tranquiliza oír tu voz y aprendo a mirarte. Soy feliz cuando me acurrucas desnudo sobre tu piel.
  • Me gusta comer despacio, sin movimientos ni ruidos bruscos.

 

¿QUÉ NECESITO?

  • Necesito que me mires y estés cerca, para que nos vayamos conociendo.
  • Preciso un ambiente cálido y tranquilo.
  • Tener mi espacio, pero no estar aislado de los sonidos propios de mi casa.
  • Observa qué me pasa, háblame y cógeme.
  • No siempre es necesario que me tengas en brazos, pero sí que me entiendas y me ayudes a calmarme.
  • Cámbiame de postura con delicadeza.
  • Ayúdame a comer de forma ordenada y tranquila y a dormir siempre en mi cuna.

 

¿Qué podemos hacer los padres?

Es muy importante que los padres o los cuidadores sepan que son los primeros y responsables del correcto desarrollo del recien nacido.

  1. Alimentación: La lactancia materna le protege, pero si ésta no es posible sigue las indicaciones del pediatra. No le obligues y no te preocupes, estás aprendiendo y es una oportunidad para estar juntos.
  2. Sueño: Respeta todo lo posible el ritmo del sueño. Procura que la cuna sea apropiada y esté siempre en la misma habitación.
  3. Higiene: El baño diario relaja mucho y es también una ocasión para relacionaros. Ponle ropa cómoda para que se pueda mover.
  4. Comunicación: Acaríciale y háblale. Aunque parezca que no te entiende, estáis comenzando a conoceros. Llegarás a distinguir que su llanto no siempre es por hambre, puede tener sueño, estar molesto…
  5. Juego: Con suavidad acaríciale, muévele, mécele y cántale.